domingo, 19 de agosto de 2012


PRINCIPIOS BÍBLICOS PARA ADOLESCENTES SOBRE EL NOVIAZGO


Aunque en la Biblia no aparece la palabra “noviazgo”, sí encontramos enseñanzas acerca del tema.

En el pasaje de Mateo 7:24-27 (Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.  Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.  Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina”), el Señor enseña acerca de dos maneras de construir una casa. Dos casas pueden ser muy parecidas; muchas veces la diferencia es EL FUNDAMENTO. A veces pensamos que un hogar se empieza a construir el día de la boda. En realidad, el fundamento de lo que va a ser nuestro hogar lo estamos poniendo desde la adolescencia. Por eso, del manejo que un adolescente le dé al noviazgo depende el fundamento que estará poniendo para lo que va a ser su vida, su hogar.

Como dijimos antes, aunque la Biblia no habla de noviazgo, si nos da PRINCIPIOS acerca de cómo prepararnos para el matrimonio. Quizás no encontramos PRECEPTOS (mandamientos) muy claros sobre el tema pero sí tenemos muchísimos principios importantes y prácticos. Veamos algunos:

ANDAR (1ª Pedro 1:15-16. “Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”). Tenemos un llamado a una vida separada, distinta a la del mundo. El hijo de Dios debe parecerse a su Padre y no al mundo gobernado por Satanás.

ACONSEJAMIENTO (Proverbios 11:14. Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo, mas en la multitud de consejeros hay seguridad”). Necesitamos reconocer nuestra falta de experiencia y la de nuestros compañeros adolescentes. Dios nos provee de personas espirituales con experiencia que sí conocen de la vida y que nos pueden ayudar a poner un buen fundamento para nuestro futuro.

AUTORIDADES (Proverbios 5:7. Ahora pues, hijos, oídme,Y no os apartéis de las razones de mi boca”). La adolescencia es una etapa en la que Dios quiere que escuchemos a nuestros padres. Son ellos quienes deben hablarnos del tema del noviazgo, de los peligros que existen y de la manera cómo podemos guardarnos. El contexto de este versículo es el de un padre advirtiendo a su hijo acerca del peligro de la mujer extraña y de cómo decisiones mal tomadas pueden llevar a una persona a lamentarse por el resto de su vida el  no haber escuchado a sus padres cuando era joven.

AGUARDAR (Cantares 2:7. “Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, Por los corzos y por las ciervas del campo, Que no despertéis ni hagáis velar al amor, Hasta que quiera”). Caminamos en un mundo que nos bombardea con información errada, peligrosa y anti-bíblica acerca del noviazgo. A los medios de comunicación no les importa contaminar la mente de las personas sino lucrarse. Lo que vemos en televisión, lo que escuchamos en la música del mundo nunca nos va a animar a ser fieles a Dios, a esperar en Dios. Lo que Dios quiere, como leemos en Cantares 2:7, es que el amor no se despierte hasta cuando estemos preparados para formar un hogar. Hay cosas que deberíamos evitar pero a las que abrimos las puertas de nuestros ojos, nuestros oídos, nuestros sentidos y nuestros corazones. Estas cosas, poco a poco hacen mella en nosotros y cuando menos pensamos, hemos hecho despertar sentimientos, pensamientos que nos engañan, nos hacen creer que necesitamos experimentar y que son cosas normales. De esta manera, vamos cometiendo errores que después tenemos que lamentar. Todo esto es lo que hace que el fundamento de nuestra vida sea inestable (como la arena). Detrás de hogares que se caen, casi siempre hay corazones que hicieron despertar el amor antes de tiempo, que dejaron que los principios del mundo saturaran sus mentes y que menospreciaron los principios de Dios.

ALEJARSE (Romanos 13:14. “Sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne”). Cuando se ha hecho despertar el amor, va a ser muy difícil huir de cosas que proveen para los deseos de la carne. Se necesita tomar decisiones firmes para llenarse de Dios (Biblia y oración; comunión con creyentes espirituales, compromiso y servicio al Señor) y no de música y televisión que nos incitan permanentemente a proveer para los deseos de la carne. La vida espiritual también tiene deseos; el verdadero gozo de ser creyente se experimenta mejor cuando alimentamos la vida espiritual. Esto quiere decir que sí hay gozo en estudiar la Biblia, sí hay gozo en servir a Dios, sí hay gozo en orar y ver a Dios actuar, sí hay gozo en desarrollar comunión con otros creyentes, sí hay gozo en vestirse del Señor Jesucristo.

AYUDARSE (Lucas 17:1-2. “Dijo Jesús a sus discípulos: Imposible es que no vengan tropiezos; mas !ay de aquel por quien vienen!  Mejor le fuera que se le atase al cuello una piedra de molino y se le arrojase al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeñitos”). El Señor hace una solemne advertencia que debe producir temor en nuestro corazón: “Ay de aquel  por quien vienen los tropiezos”. Tanto muchachos como señoritas tienen dos opciones: o pueden poner tropiezo a otros o pueden ayudarles a caminar durante los años de la adolescencia y la juventud con firmeza, sin tropiezos ni caídas. Nuestras actitudes, acciones y palabras, nuestro trato con el sexo opuesto, no sólo nos afecta a nosotros mismos sino también a otros. Debo elegir: o soy de tropiezo o ayudo a que otros anden con Dios. La manera como me visto, como me comunico, tiene impacto en otros. Aunque durante esta etapa de la vida sí pueden desarrollarse sanas relaciones amistosas entre hombres y mujeres, Dios quiere que de manera personal, cada joven decida “no poner tropiezo al hermano” (Romanos 13:14).

ABSTENERSE (Efesios 5:1-4. “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias”). La Biblia permanentemente nos recuerda que los hijos de Dios tenemos una forma de vivir y de hablar diferente a la del mundo. Somos llamados a imitar a Cristo y no a las series de televisión o a los realities. Hay temas de conversación y hay vocabulario que como creyentes en Cristo debemos descartar por completo. Uno de los principios que nos ayudan a escoger amigos es, precisamente, de qué clases de temas puedo conversar con alguien. “No erréis; las malas conversaciones corrompen lo buenos  hábitos” (1ª Corintios 15:33).

APROVECHAR (Efesios 5:15-17. "Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor”). Como se trata de poner los cimientos para nuestra vida, la adolescencia debe aprovecharse bien para cultivar hábitos espirituales. Hombres y mujeres debemos tener claro que “ser espiritual” es un proceso que se desarrolla a través del tiempo. Todos queremos tener un hogar cristiano firme, sólido, que no se venga al suelo nunca; todos anhelamos casarnos con un hombre o una mujer de Dios. Esto implica entonces, que yo debo trabajar para ser un creyente espiritual también. Nadie se vuelve espiritual el día de su matrimonio; la adolescencia es una época que hay que aprovechar para poner cimientos sobre la roca, sobre Cristo.

¿CÓMO ESPERAR?

Esperar no es fácil para nadie; la paciencia es una de las virtudes más difíciles de desarrollar. Los adolescentes en particular somos muy impacientes. Nos parece que la vida transcurre lentamente y que falta mucho tiempo para que llegue el momento de tener un hogar. Tal vez por esto es que muchos deciden no esperar y comienzan a dar pasos que van marcándoles su vida. A veces, las consecuencias son irreparables.
El Salmo 37:4 (“Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón”), nos anima a encontrar en Dios todo lo que necesitamos en cualquier etapa de la vida. Nuestro corazón tiene deseos y uno de ellos es el suplir necesidades emocionales y de afecto. Dios tiene un plan, un camino por el que quiere que andemos. Él desea “conceder los deseos de nuestro corazón” en Su tiempo y a Su manera (que es la mejor). Algunos consejos de la Biblia para el tiempo de espera son:


 ü  ESPERAR EN COMUNIÓN CON DIOS.
ü  ESPERAR EN COMUNIÓN CON LA IGLESIA.
ü  ESPERAR SIRVIENDO A DIOS.
ü  ESPERAR PREPARÁNDOME PARA SER UN ESPOSO(A) ESPIRITUAL.
ü  ESPERAR CRECIENDO EN EL ESTUDIO DE LA BIBLIA.
ü  ESPERAR EN ORACIÓN.

Por Carlos Aranguren, desde Bogotá - Colombia. ¡DIOS TE BENDIGA!


viernes, 14 de octubre de 2011

NUESTRA LIBERTAD EN CRISTO

COLOSENSES 2:16-23

Contexto:

ü El apóstol argumenta acerca de cuáles son las verdades realmente importantes para los hijos de Dios y que traen crecimiento a la iglesia, para diferenciarlas de aquellas que no son esenciales y que no deberían causar traumatismos a la libertad que tenemos en Cristo.

ü ¿Todo es blanco o negro? ¿Todo es gris? No todo es esencial ni todo es moralmente indiferente. Necesitamos reconocer que no todo es blanco o negro ni todo es gris. Hay verdades acerca de las cuales debemos mantener una posición firme, inmutable e innegociable. Hay otras en las que debemos ser flexibles.

ü Hay principios bíblicos para tratar con los asuntos vitales y hay otros principios bíblicos para tratar con lo que es moralmente indiferente. Confundir estos principios es sencillamente calamitoso.

ü La libertad en Cristo es el tema del pasaje. Los extremos son siempre nocivos: los extremos siempre atentan contra nuestra libertad.

LEGALISMO LIBERTINAJE

Todo es blanco o negro Todo es gris

ü Los creyentes en Colosas estaban siendo expuestos a un riesgo: el legalismo (los corintios, por ejemplo, lo estaban con el libertinaje). Pablo hace por lo menos 4 advertencias en el pasaje (capítulo 2):

NADIE OS SEDUZCA CON PALABRAS PERSUASIVAS (VRS. 4)

NADIE OS ENGAÑE POR MEDIO DE HUECAS SUTILEZAS (VRS. 8)

NADIE OS JUZGUE EN… (VRS. 16)

NADIE OS PRIVE DE VUESTRO PREMIO (VRS. 18).

El pasaje de hoy nos presenta las dos últimas advertencias.

1. NADIE OS JUZGUE…

Vrs. 16, 17 à ¿Por qué no debemos permitir que nadie se levante como nuestro juez en comida, bebida, días de fiesta, luna nueva o días de reposo? Porque todas estas cosas son sombra de lo que ha de venir Hebreos 8:5; 10:1); porque estas cosas comparadas con lo que tenemos en Cristo no son sino sombra.

“Por tanto…” Esta expresión nos conecta con los versículos anteriores (versículos 11-15).

¿Con qué se quiere quedar usted? ¿Con Cristo o con la sombra?

Romanos 14:5-10 à Compareceremos ante el tribunal de Cristo; NADIE PUEDE SER NUESTRO JUEZ.

2. NADIE OS PRIVE DE VUESTRO PREMIO

Vrs. 18 à Revisando diferentes comentarios y traducciones de la palabra premio, podríamos entender que el versículo habla de “privilegios”. Y podemos también entender la frase como: “que nadie decida por ustedes, les quite la capacidad de entender los principios bíblicos, de discernir espiritualmente, de tomar posiciones, de mantenerse firmes en la verdad,…

Había intrusos queriendo trastornar a la iglesia tratando de ganar terreno simulando falsa humildad (que en realidad era orgullo o mente hinchada) y pretendiendo inculcar tanto enseñanzas como prácticas falsas, huecas (como el culto a los ángeles o doctrinas inventadas).

Vrs. 19 à ¿Cómo puede lo falso estar asido a Cristo? Ninguna de las falsas enseñanzas eran provechosas para la iglesia. Sólo el sometimiento a los principios bíblicos da crecimiento a la iglesia.

Vrs. 20-23 à Habéis muerto con Cristo, entonces habéis muerto a los rudimentos del mundo. Obsérvese el contraste con “Habéis resucitado con Cristo” (3:1). Morir al mundo no significa que no podemos manejar, gustar o tocar... (mandamientos de hombres). No es que hacer o dejar de hacer estas cosas sea bueno o malo; de hecho hay cierto provecho en cuidar la dieta, en ser disciplinado, en auto exigirse, en colocarse estándares altos, pero estas cosas en sí no son provechosas en nuestra lucha contra el pecado. A lo que realmente debemos poner atención de hacer morir es a lo que Pablo menciona en 3:5-9).

Ejemplos:

Vestimenta.

Deporte.

Comida.

Marcas (empresas que los dueños son a, b o c).

Celebraciones.

Posesiones materiales.

EL VERDADERO SIGNIFICADO DE ALABANZA Y ADORACIÓN.

SE BUSCAN ADORADORES

“Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores buscan que le adoren. Dios es Espíritu, y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” Juan 4:23-24.

Dios es quien más se interesa en que comprendamos cuál es el verdadero significado y el sentido de la adoración que debe ser tributada a Él.

Tristemente, la adoración ha sido desdibujada en los contextos evangélicos durante las últimas décadas. Dos hermosas palabras: alabanza y adoración, se han restringido en la práctica, a casi que exclusivamente la música en el culto cristiano. No es que al cantar no necesariamente no estemos alabando o adorando. Lo que pasa es que alabar y adorar va MUCHO más allá que simplemente cantar e involucra mucho más que nuestras emociones.

Alguien puede “sentir” que está adorando mientras acordes musicales tocan la fibra de su alma. Sin embargo, las emociones no son un elemento exclusivo en la adoración. De hecho, la verdadera adoración puede demandar el ir en contra de nuestras emociones (veremos algunos ejemplos en la Biblia).

Dios busca adoradores en Espíritu y en Verdad. Para comprender a qué se refiere esta clase de adoración, consideremos primero: una Distinción (para diferenciar alabanza y adoración); una Demostración (para contemplar ejemplos escriturales de verdaderos adoradores); una Delimitación (para comprender los requisitos de la verdadera adoración) y finalmente, una Definición de lo que es la adoración.

1. UNA DISTINCIÓN. ¿Cuál es la diferencia entre alabanza y adoración? Para muchos, la alabanza está relacionada con música animada y alegre, mientras que la adoración lo está con música más tranquila y “melancólica”. Para comprender la distinción, respondamos a dos preguntas:

ù ¿Quién es digno de ser alabado? Salmo 118:1; Proverbios 27:2; Proverbios 20:14; 1ª Corintios 4:5. Respuesta: el mayor digno de alabanza es Dios; sin embargo, cualquier ser que tenga méritos, puede ser alabado, elogiado, reconocido.

ù ¿Quién es digno de ser adorado? Levítico 26:1; 1ª Samuel 1:3; Apocalipsis 19:10; 22:8-9. Aquí la respuesta es única: sólo Dios es digno de adoración y sólo a Él debe ser tributada toda adoración.

Esta es básicamente la diferencia entre alabanza y adoración. Observemos cómo esta distinción nos lleva a contemplar la grandeza de esta dos palabras (grandeza que va más allá que las expresiones en un momento de cántico colectivo o individual).

2. UNA DEMOSTRACIÓN. La primera mención de la palabra adoración se encuentra en Génesis 22:5, un contexto muy ejemplar de su significado. Observemos que Abraham adoró:

Sin CONDICIONES 22:1

Sin CONSIDERACIONES 22:2

Sin CONTEMPLACIONES 22:10

Otra escena que ilustra la adoración la encontramos en Apocalipsis 4: 9-11; allí aprendemos que adorar involucra:

ACTITUD (“se postran”)

ACCIÓN (“echan sus coronas”) BÍBLICAMENTE, LA ADORACIÓN SIEMPRE INVOLUCRA “OFRECER”.

EXCLAMACIÓN (“diciendo: Señor, digno eres…”).

El problema con limitar la adoración a la música y el canto es, precisamente, que la adoración involucra más que exclamaciones; alguien puede “adorar” a través de su canto sin estar dispuesto a rendir todo a Dios (actitud) y a sacrificar lo que ama a Él (acción).

Observemos dos ejemplos más: ¿Cuándo adoró Job? (Job 1:20-22); ¿Cuándo adoró Jacob? (Hebreos 11:21). Es claro que Abraham y Job adoraron aun en contra de su estado emotivo (lo que significa que el propósito de la adoración NUNCA es promover que el ser humano se sienta bien). Tanto Abraham como Job y Jacob adoraron cuando vieron a Dios actuar; en un momento de sus vidas cuando era evidente para ellos la gloria de Dios, los atributos de Dios, estaban siendo evidentes en sus vidas. NO HAY ADORACIÓN SIN QUE DIOS SE MANIFIESTE A TRAVÉS DE SUS ATRIBUTOS EN MI VIDA.

3. UNA DELIMITACIÓN. En Juan 4:23-24, el Señor Jesucristo habla de “verdaderos adoradores”. Esto lleva implícito que no todo el que piensa estar adorando lo está haciendo realmente. ¿Qué significa en espíritu y en verdad?

En espíritu.

El hombre sin Cristo está muerto espiritualmente (Efesios 2:1).

¿Qué piensa Dios del sacrificio del hombre sin Cristo? Es abominación para Dios (Proverbios 15:8, 29; 21:27).

¿Qué resultado traen a nuestra vida las auténticas experiencias espirituales? Transformación (2ª Corintios 3:17-18).

¿Qué es entonces adorar en espíritu? No basta con ser sinceros para adorar; debe haber vida nueva producida por el Espíritu de Dios en el ser humano para acercarse a Dios en adoración. Algo más: sólo el Espíritu de Dios produce en un corazón verdadera adoración y, sin excepción, la obra Su obrar en el corazón del creyente se manifiesta en cambios, en un andar digno del Señor, en obediencia a la autoridad de la Biblia; no hay vida espiritual ni obra espiritual sin el Espíritu Santo de Dios.

En verdad.

Toda obra espiritual es hecha, exclusivamente, a través de la Biblia. La Biblia es la verdad. Dios dio minuciosos detalles acerca de cómo su pueblo debía adorarle. Un ejemplo significativo lo encontramos en la composición del incienso en Éxodo 30:34-38 (comparar con Levítico 10:1-2). La verdadera adoración tiene como propósito único agradar a DIOS y sólo a Él. La Palabra de Dios es verdad; por eso, adorar en verdad es adorar bíblicamente.

Dios busca verdaderos adoradores. Es importante revisar si lo que llamamos adoración lo es realmente; la manera de verificarlo es comparando nuestra práctica con la enseñanza de la Palabra de Dios.

4. UNA DEFINICIÓN. Ahora sí, con toda esta información, ¿Cuál sería su definición de ADORACIÓN? Piense en algunas palabras claves para definirla.

El Diccionario expositivo de palabras del Nuevo Testamento de W.E. Vine, propone la siguiente definición: “el reconocimiento directo de Dios, de su naturaleza, atributos, caminos y demandas, ya bien por el derramamiento del corazón en alabanza y acción de gracias, o bien mediante actos ejecutados en el curso de tal reconocimiento”.

Medite en estas cosas, elabore su propia definición y acuda al llamado del Dios que busca adoradores.

Bosquejos del Libro de Jonás

JONÁS

Jonás es figura de:

1. El pecador alejado de Dios

2. La nación desobediente de Israel

3. El creyente desobediente

4. El Señor Jesucristo en Su muerte y Su resurrección (Mateo 12:39-41)

Dios habló 5 veces a Jonás: 1:1; 3:1; 4:4; 4:9; 4:9-11.

Dios utiliza 5 agentes o instrumentos de la naturaleza:

1. Un gran viento (1:4)

2. Un gran pez (1:17)

3. Una calabacera (4:6)

4. Un gusano (4:7)

5. Un gran viento (4:8)

Diferentes bosquejos del libro:

Bosquejo 1:

CAP. 1 JONÁS CORRE DE DIOS

CAP. 2 JONÁS CORRE HACIA DIOS

CAP. 3 JONÁS CORRE CON DIOS

CAP. 4 JONÁS CORRE DETRÁS DE DIOS


Bosquejo 2:

CAP. 1 JONÁS EN UN BARCO

CAP. 2 JONÁS EN UN PEZ

CAP. 3 JONÁS LAS CALLES DE NÍNIVE

CAP. 4 JONÁS BAJO UNA ENRAMADA


Mi Bosquejo preferido:

CAPÍTULO 1: JONÁS REBELDE

F La ruta de su rebeldía

F Las razones de su rebeldía

F Los resultados de su rebeldía

DIOS PRESENTE (1:17)

CAPÍTULO 2: JONÁS ARREPENTIDO

F La actitud de su arrepentimiento (soportó)

F La acción de su arrepentimiento (confesó)

FEl ánimo de su arrepentimiento (confió)

DIOS PERDONADOR (2:10)

CAPÍTULO 3: JONÁS OBEDIENTE

F La oportunidad por su obediencia

F La obra de su obediencia

F La operación por su obediencia

DIOS PODEROSO (3:10)

CAPÍTULO 4: JONÁS ENOJADO

F Engreído

F Ensimismado

F Enfrentado

DIOS PIADOSO (4:11)

¡MIDA SUS PALABRAS!

Una advertencia: Mateo 12:36

“Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.

¿Qué palabras ha usado en sus conversaciones de hoy? ¿De esta semana?

Luan Brizedinaq, psiquiatra inglesa, publicó un estudio que demuestra que en promedio, una persona habla cerca de 13,000 palabras por día.

¿Deberíamos poner cuidado a lo que hablamos?

1. LAS PALABRAS Y EL CARÁCTER. Proverbios 10:11. Lo que decimos revela lo que somos. Ejemplo: el lenguaje técnico de cada profesión (uno puede saber con quién está hablando por la clase de lenguaje usa).

Mateo 12:34. El corazón es donde se forja el carácter y el carácter es el que motiva las palabras.

NACESITAMOS ALIMENTARNOS DE LA PALABRA DE DIOS Y BUSCAR LA DIRECCIÓN DEL ESPÍTITU SANTO. ENTONCES, NUESTRO CARÁCTER CRISTIANO Y NUESTRAS PALABRAS LO REFLEJARÁN.

2. LAS PALABRAS Y LAS CONSECUENCIAS. Proverbios 12:18. Las palabras producen efectos “El poder creador de las palabras”.

Sí hay poder en las palabras: para cortar y herir; para curar. ¡Cuidado con lo que un joven le dice a una señorita!

¡Cuidado con los chismes! Las palabras pueden hacer estragos o arreglar.

3. LAS PALABRAS Y LA COHERENCIA. Proverbios 26:24-25, 28. Nuestras palabras y acciones deben concordar; de lo contrario, nadie podrá confiar en nuestras palabras. Un padre debe enseñar a sus hijos con palabras y con ejemplo. El creyente, debe respaldar lo que dice en cuanto a su fe en Cristo con sus hechos; de lo contrario, el Nombre de Cristo será menospreciado. Nuestro testimonio frente al mundo puede tener dos tipos de efecto: Mateo 5:16 o Romanos 2:24 (que el Nombre de Dios sea glorificado o blasfemado).

LAS PALABRAS SON NECESARIO PARA COMUNICARNOS; ASEGURÉMONOS DE MEDIRLAS PRIMERO.

lunes, 17 de noviembre de 2008

TU PALABRA ES LA VERDAD

Bienvenidos los comentarios

sábado, 15 de noviembre de 2008

El día de la expiación (Levítico capítulos 16 y 17)

LEVÍTICO 16-17
Introducción: el Yom Kyppur es el día más importante del calendario judío; le llaman “el Día” o “el Gran Día”; también “el Sábado de los Sábados”. Conmemoran el día de la expiación ordenado en Levítico 16 y celebrado por siglos hasta el año 70 cuando el templo de Jerusalén fue destruido por el ejército romano y cesó el sacrificio hasta hoy.

El día de la expiación era una vez al año. Dios proveyó este ritual con el propósito de “arreglar cuentas” y “quedar al día” con Su pueblo. El pecado siempre ha sido considerado por Dios como algo terrible, un problema serio de grandes dimensiones y de consecuencias que afectan la comunión con su pueblo y que contaminaban incluso al santuario y la adoración.

En estos capítulos, Dios instruye cómo resolver (de manera temporal) el problema del pecado y sus consecuencias nefastas en su relación con el hombre; aquí se presenta la manera cómo puede haber reconciliación entre los pecadores y el Santo. También, este gran día proveía el recurso para que la ira de Dios no fuera derramada sobre su pueblo y para que Él pudiera seguir habitando en medio de ellos en el santuario. Quedaba evidente que los sacrificios diarios no eran suficientes para cubrir todos los pecados y que era necesario un día en el que se perdonaran los pecados de todo un año.

Es necesario enfatizar que este gran día debía celebrarse una vez cada año, lo cual significa que no era un sacrificio definitivo. De hecho, la palabra expiación significa “cubrir” (heb. kaphar); todo el ritual explicado en levítico 16 sólo permitía que el pecado quedara cubierto o “escondido” de la presencia de Dios, pero no definitivamente “quitado” o “desaparecido” (aunque en el sentido más amplio el término sí se utilizaría para expresar la idea de que la expiación era la solución al problema del pecado y sus justas consecuencias). Precisamente aquí, el escritor a los Hebreos va a basar su argumento para presentar el sacrificio definitivo, eterno, perfecto y por lo tanto superior del Señor Jesucristo, hecho una vez y para siempre, principalmente en los en los capítulos 9 y 10 de la carta.

A continuación, algunos aspectos del día de la expiación de Levítico y del sacrificio perfecto del Señor (explicado en Hebreos) contrastados:

1. LUGAR
Levítico 16:2. Hecho en el santuario terrenal (figura del celestial)
Hebreos 8:2, 9:1-11, 24. Hecho el en santuario celestial, el verdadero

2. SACRIFICIO
Levítico 16:3. Se sacrificaban animales estipulados como víctimas; el sumo sacerdote entraba con sangre ajena
Hebreos 9:12-14, 25 . Él mismo se sacrificó y entró por su propia sangre

3. VESTIDURAS
Levítico 16:4. Entraba el sumo sacerdote con vestiduras de lino
Hebreos 7:26, 10:7. Las vestiduras de lino nos hablan de la vida justa del Señor

4. ¿POR QUIÉN?
Levítico 16:5-19. El sumo sacerdote debía ofrecer sacrificios por sí mismo y su familia y después por el pueblo
Hebreos 7:27. No tuvo necesidad de ofrecer sacrificio por sí mismo

5. PURIFICACIÓN
Levítico 16:15-16 . Era necesario purificar el santuario y los utensilios contaminados por los pecados del pueblo
Hebreos 9:23-24. Todo el ministerio fue hecho en el santuario celestial

6. EFECTIVIDAD
Levítico 16:3, 5. Aarón (y en adelante, el sumo sacerdote de turno) debía entrar UNA VEZ CADA AÑO, en el santuario con la sangre de dos animales: un becerro para expiación y un carnero para holocausto; por el pueblo, debía tomar dos machos cabríos para expiación y un carnero para holocausto
Hebreos 9:11-12. El Señor Jesucristo, Sumo Sacerdote, estando ya presente en el verdadero y perfecto tabernáculo por su propia sangre y no la de animales, ENTRÓ UNA VEZ PARA SIEMPRE en el Lugar Santísimo celestial; repetidas veces, el escritor insiste con la frase UNA SOLA VEZ PARA SIEMPRE

7. RESULTADOS
Levítico 16:29-34. Una vez cada año por todos los pecados de Israel; esto significa que no podía dar una solución definitiva al problema de pecado (no podía quitarlo)
Hebreos 9:12-15, 25-26. Obtuvo ETERNA REDENCIÓN, para que los llamados reciban la promesa de la herencia eterna
Hebreos 10:11-14. Por una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados

5 Tipos de Cristo en el capítulo 16 de Levítico:

1. En el día de la expiación, sólo el sumo sacerdote podía entrar en el Santuario; Cristo es: Misericordioso y Fiel Sumo Sacerdote (He. 2: 17), Gran Sumo Sacerdote (He. 4:14), Sumo Sacerdote según el orden de Melquicedec (un orden superior y mejor que el orden de Aarón; He. 5:10) y Sumo Sacerdote de los bienes venideros (del santuario celestial; He. 9:11)

2. El macho cabrío ofrecido en expiación es un tipo de Cristo en su muerte quitando de en medio (no cubriendo) el pecado (He. 9:26)

3. El macho cabrío que era llevado al desierto, es un cuadro de Cristo llevando nuestro pecado de la presencia de Dios (vs. 22; He. 10:17)

4. El perfume y el incensario con el que el Sumo Sacerdote entraba al lugar santísimo habla de la ofrenda del Señor Jesucristo, agradable a Dios, olor grato en adoración al Padre (Efesios 5:2)

5. Las vestiduras de lino del Aarón hablan de la vida justa y perfecta del Señor (He. 7:26)

Por medio del sacrificio del Cordero de Dios y su sangre derramada en el Calvario, el pecador puede acercarse a Dios y ser perdonado. Así como al macho cabrío le eran transferidos los pecados del pueblo y entonces era sacrificado, así nuestra deuda con Dios fue transferida a Su Hijo y el culpable, sólo por la fe en Su nombre puede tener certeza del perdón. No hacen falta más sacrificios por el pecado; no se necesita que Cristo sea sacrificado vez tras vez. Por su obra perfecta, completa y suficiente, todos los pecados de quienes por la fe nos hemos acercado a Dios han sido perdonados y podemos con confianza acceder, por medio de Él, al santuario celestial.


Levítico 17, trata dos aspectos: el santuario único para ofrecer sacrificios y el mandato específico de Dios a Israel de no comer sangre.

El santuario único (1-9). Las costumbres religiosas paganas de los pueblos vecinos de Israel incluían la adoración a sus ídolos en lugares altos, debajo de árboles frondosos, acompañada de desenfreno moral y prácticas abominables como el sacrificio de seres humanos (sus hijos). El mandato para Israel es adorar ÚNICAMENTE en el santuario levantado por Moisés, ordenado por Dios.

El Señor Jesús, hablando con la mujer samaritana mencionó que vendría la hora cuando ni en Jerusalén ni en otro lugar específico se habría de adorar a Dios (Juan 4:21-24); la adoración pasaría de ser terrenal y material a ser espiritual y en verdad.

“En Espíritu”, nos habla de la necesidad de tener comunión con Dios por medio de Su Espíritu y esto sólo es posible cuando se nace de nuevo; cuando por el Espíritu Santo el pecador es convencido de su necesidad de mirar al Hijo de Dios levantado en la cruz, sacrificado por su pecado y de creer tan sólo en Él para ser salvo de la perdición y tener vida eterna (Juan 3:1-16). La adoración será la obra que el Espíritu de Dios producirá en el creyente sometido a su guía por la obediencia a la verdad de la Palabra de Dios.

“En verdad”, hace referencia a la adoración a Dios basada y respaldada por Su Palabra (“tu palabra es la verdad”). Habla de la adoración, no como algo sensual, que tiene como objeto agradar la carne, sino como el fruto del Espíritu en nuestras vidas, producido al someternos a la verdad de Su Palabra. Es decir, la adoración NUNCA irá en contra de la verdad de la Palabra de Dios.

La prohibición de comer sangre (10-16). Específicamente este pasaje habla a Israel (5 veces en estos 7 versículos especifica que el mandato es para los hijos de Israel y para los extranjeros que moraban en medio de ellos); los motivos estaban relacionado con el hecho de que la sangre de animales era el remedio provisto por Dios a través de las ofrendas para hacer expiación y para los demás sacrificios ordenados.

Acerca de este tema y su aplicación para la iglesia, no es este el pasaje a partir del cual podemos sacar conclusiones definitivas. Deben ser considerados otros cuantos pasajes más para poder llegar a una conclusión sobre el tema.